Nationale Nederlanden

Mi pensión de jubilación

1. Nómina y declaración de la renta

La nómina es una fuente de información fundamental para que puedas conocer la cantidad por la que estás cotizando. En la parte inferior de la misma, obligatoriamente, tendrás la base de cotización, que, como ya hemos explicado, es una cuantía distinta en la mayoría de los casos a tu sueldo mensual.

Un caso especial es el de autónomos. El trabajador por cuenta propia fija libremente su base, pudiendo modificarla siempre entre unos límites mínimos y máximos (en 2015, un mínimo de 884,40 euros y un máximo de 3.606,00 euros).

2. La vida laboral

Si es importante saber qué es lo que cotizamos y que determinará la cuantía, también lo es los años que llevamos cotizados. Como ya hemos visto, el número de años cotizados determinará si podemos cobrar el 100% de lo cotizado o si la cantidad será menor por no llegar a los años mínimos exigidos. Toda la información se condensa en un documento de gran utilidad denominado Vida Laboral. En él aparecerán de forma cronológica todos tus trabajos con fecha de alta y baja, saldo resultante de días cotizados y si la cotización ha sido por tiempo por completo o por tiempo parcial.

Es importante apuntar que, si has trabajado en más de un trabajo a la vez (pluriempleo) o en regímenes distintos (pluriactividad), los días no se suman o computan separadamente sino que sólo se cotiza por día trabajado.

La Seguridad Social remite de forma periódica por correo la vida laboral para que todos los trabajadores conozcamos los días que llevamos cotizados, pero siempre que lo requiramos podemos solicitar un informe.
Devengos Importe Totales
Percepciones Salariales    
Salario Base 1.500,00  
Horas Extraordinarias    
Gratificaciones Extraordinarias 1.250,00  
Salario en especie    
Complementos Salariales    
Incentivos    
Antigüedad    
Otros Devengos    
Plus convenio 150,00  
Percepciones No Salariales    
Indemnizaciones o Suplidos    
Prestaciones e Indemnizaciones de la Seguridad Social    
Indemnizaciones por Traslados, suspensiones o despidos    
Otras percepciones no salariales    
A. Total Devengado   2.900,00
Deducciones % Totales
Aportaciones del trabajador a las Cotizaciones de la Seguridad Social y conceptos de recaudación conjunta    
Contingencias comunes 4,70 89,30
Desempleo 1,55 29,45
Formación Profesional 0,10 1,90
Horas Extraordinarias Fuerza Mayor 2,00  
Horas Extraordinarias Otras 4,70  
Total Aportaciones   120,65
Impuesto Renta Personas Físicas 5,00 137,50
Anticipos    
Valor de productos recibidos en especie    
Otras Deducciones    
B. Total a Deducir   258,15
Líquido Total a Percibir (A-B)   2641,85
Determinación de las Bases de Cotización y de la Base sujeta a retención del IRPF
Base de cotización de contingencias comunes   Base cotización por A.T y E.P 1.900,00
Remuneración mensual 1.650,00 Base cotización Horas Extraordinarias  
Prorrata pagas extraordinarias 250,00 Base sujeta a retención del IRPF 2.750,00
Total 1.900,00    
3. ¿Es mi pensión pública suficiente?

Una vez hemos estimado nuestra pensión, llega la pregunta crítica: ¿será suficiente para cubrir mis necesidades futuras? La prudencia debe ser nuestro primer punto de análisis. Si quedan muy pocos años para la jubilación, los cálculos sobre la misma se aproximarán bastante pero, si quedan muchos, lo más probable es que se revisen a la baja: las pensiones de ahora las pagan los trabajadores que están en activo, por lo que nuestra pensión, que será más larga en tiempo, la pagarán los que estén empleados en ese momento, es decir, aun manteniéndose el mismo número de empleados, tendrán que cubrir a un número de pensionistas cada vez mayor. Por ello, uno de los cambios más probables es la ampliación de la base de cálculo de la pensión a los últimos años veinte años cotizados. Esto conllevaría una pensión más baja.

Tomando como base nuestra pensión desde este punto de vista prudente, habrá que sumar otros ingresos si los hubiera y confrontarla con los gastos futuros estimados, dividiendo entre categorías de gastos fijos (como pueden ser los derivados de vivienda o seguros) y gastos variables (manutención, ropa, suministros como electricidad…) En todos ellos hay que calcular un porcentaje importante de al menos el 30%-40% de los ingresos para imprevistos y, en la medida de lo posible, otro porcentaje para ocio.

¿Quieres saber más?
Calcula tu pensión

La Seguridad Social ofrece una calculadora de tu pensión basada en dos documentos: Vida Laboral e Informe de Bases de Cotización (que resume las bases cotizadas cronológicamente). Además de recibirlos de forma periódica, también pueden solicitarse por vía telefónica o por Internet. Con ambos podemos realizar un ejercicio práctico muy útil, ya que conocer la pensión pública es fundamental para saber si cubrimos nuestras necesidades básicas con ella o si vamos a necesitar una renta complementaria.

Además de los datos económicos y días cotizados se tendrán en cuenta otras variables de índole personal, como si tiene cónyuge a su cargo. Asimismo, con independencia de las bases de cotización, también existen unas cuantías mínimas y máximas de pensiones.

Para 2015, la pensión máxima es de 2.560,88 euros al mes. Con respecto a la mínima, sí influyen estos mínimos personales. Para mayores de 65 años, con cónyuge no a cargo será de 601,80 euros al mes, sin cónyuge (unidad económica unipersonal) será de 634,48 euros al mes y si tienes cónyuge a cargo el importe se eleva hasta los 782,85 euros al mes. Todo ello multiplicado por 14 pagas al año.

No hay que olvidar que, si tienes menos de la edad mínima, se te aplicará una reducción de hasta un 2% por trimestre (no pudiéndose jubilar antes de los 63 años) o si no alcanzas los 35 años cotizados.

Subir