#RealRunners
¿Por qué el running puede ser tu gran aliado para cuidar de tu salud? ¿Por qué el running puede ser tu gran aliado para cuidar de tu salud?

Todos los beneficios de salir a correr

Decálogo de argumentos a favor que lleva implícita la práctica del atletismo popular

¿Por qué el running puede ser tu gran aliado para cuidar de tu salud?

5 o 10 minutos al día de carrera continua, a baja intensidad, resultan suficientes para mejorar tu salud y combatir el sedentarismo

La pregunta recurrente: ¿por qué el running puede ser tu gran aliado para cuidar de tu salud? tiene una respuesta rápida: ¡porque te aporta múltiples beneficios!. Muchos de ellos los tendrás listados en este post, pero hay que destacar que la principal virtud de salir a correr la encontramos en que puede ser una de las vías más efectivas para conseguir un hábito de vida más saludable, y de forma independiente al nivel que tengas, y a los objetivos que te hayas marcado.

¡Stop al sedentarismo! ¿Cómo combatirlo?

En el Plan de acción mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la prevención y el control de las Enfermedades No Transmisibles (ENT) 2013-2020, uno de los objetivos esenciales es combatir el sedentarismo, causa principal del 6% de las muertes mundiales anuales.

En este sentido, entre las recomendaciones de la OMS para romper con esa barrera del sedentarismo dirigidas a personas en la franja de edad, comprendida entre los 18 a 64 años, encontramos la propuesta de llevar a cabo 150 minutos de actividad física moderada a la semana, como mínimo. Un detalle que queda certificado por el estudio del Colegio Estadounidense de Cardiología, en el que se pone de manifiesto que con tan sólo 5 o 10 minutos al día de carrera, de baja intensidad, resulta suficiente para mejorar la esperanza de vida con respecto a las personas inactivas.

Como señala la OMS, igualmente, es necesario no confundir la actividad física con el deporte, porque "se considera actividad física cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que supongan un consumo de energía. Ello incluye los deportes, el ejercicio y otras actividades como caminar, jugar, bailar e incluso realizar tareas domésticas, entre otras". Una conclusión extraída del informe 10 datos sobre la actividad física de la propia Organización Mundial de la Salud, de enero de 2017.

Ahora bien, también es importante indicar que las personas sedentarias deben empezar a realizar la actividad física de forma progresiva en duración, frecuencia e intensidad.

La práctica del running como método para combatir el sedentarismo

Todo esto nos lleva a presentarte la práctica del running como una actividad física complementaria ideal para tomar ese hábito saludable con el que pongas en jaque a una vida sedentaria e inactiva; así como base para realizar otro tipo de disciplinas deportivas, añadiendo bien un extra de resistencia, o bien un refuerzo aeróbico para actividades de fuerza, por ejemplo.

Todos los beneficios que te puede aportar el running

Con todo lo expuesto, y con la idea de que pases a la acción, desde Nationale-Nederlanden te presentamos un decálogo de argumentos a favor de lo que supone la acción de salir a correr, e implementarlo en tu día a día como un hábito de vida saludable, y que contribuye a mejorar tu salud física y mental.

Eso sí, empezar a correr también supone hacer bien los deberes, y en los primeros pasos debes tener en cuenta ese principio de progresión, yendo de menos a más hasta que te conviertas en corredor popular asiduo, y llegues a calzarte las zapatillas de running como una rutina diaria más.


Estimulan la producción de estos neurotransmisores cerebrales, entre otros, y que están relacionados con esas sensaciones de disfrute y placer, de ahí que sean llamadas como las hormonas de la felicidad. Por eso cada vez que termines de correr te sentirás con ganas de comerte el mundo.

Pero, por otro lado, las endorfinas también ayudan a mitigar la sensación de dolor, actuando como un potente analgésico natural.


El tronco es una parte fundamental en la acción de correr, porque esta parte del cuerpo es la que actúa como eje y ancla para conectar las piernas y los brazos en cada movimiento. En este sentido, y a medida que vayas progresando como corredor/a, deberás prestar especial atención al entrenamiento de fuerza, porque correr no es sólo correr.


Todo tu sistema sanguíneo quedará fortalecido, por lo que tu corazón se hará más grande y tendrá un mejor capacidad para bombear más sangre, y será más efectivo. También notarás que bajarán tus pulsaciones en reposo.


Al tratarse de una actividad física de alta intensidad, tu cuerpo seguirá activo tiempo después de terminar de correr, lo que se traduce en que la quema de calorías es más prolongada que con otros deportes. Además también ayuda a controlar esas ganas de comer que te entran después hacer ejercicio. Mantendrás a raya esa sensación de apetito.


Si eres capaz de llevar una técnica de carrera óptima y correcta, mantendrás una postura erguida, y correrás con la posición natural de la columna, permitiendo liberar las vértebras.


Correr sólo 5 ó 10 minutos al día de carrera, de baja intensidad, resulta suficiente para mejorar la esperanza de vida

La acción de correr implica una llamada a la acción directa de los músculos y articulaciones, traduciéndose en un aceleración del metabolismo, lo que facilita la digestión y la expulsión de cualquier residuo que se encuentre en el organismo. Así que no te extrañe para nada que tengas ganas de ir al baño cuando sales a correr.

También mejora la eficiencia de órganos internos, dado que esas cuatro fases de la pisada: aterrizaje, apoyo, impulso y vuelo ejercen una serie de presiones que resultan beneficiosas para gran cantidad de vísceras y ciertos órganos del tronco.


Cada sesión de entrenamiento es un momento para ti sólo, y se presenta como la ocasión perfecta para meditar y pensar. En la mayor parte de las ocasiones, y entre zancada y zancada, los problemas adquieren otra perspectiva diferente, y serás capaz de afrontarlos de otra manera.


También te ayudará a tener más vitalidad para afrontar el día a día, lo que se traduce en que te sentirás más joven. Además, contribuye a activarte, si tienes esa sensación de cansancio; y también te permite relajarte más, si tu grado grado de estrés es elevado.


Entramos más en la parcela psicológica que en la física, y en comparación con otro tipo de actividades físicas, cuando sales a correr, las mejoras son más rápidas y notablemente más visibles. Tal circunstancia contribuye a que te sientas mejor y con mayor ánimo.


Y por último, cerramos este decálogo de beneficios del running también con un aspecto más mental, como el hecho de que correr, aunque se le considera un deporte individual, te permite usarlo como eficaz herramienta de socialización ¿No te lo crees? ¡Prueba a apuntarte a un grupo de entrenamiento o algún club de atletismo!

No es menos cierto que en el debe de la práctica del running está en que como consecuencia directa del impacto de carrera que se ejerce, esto puede derivar en un mayor riesgo de lesiones. Aunque dicho riesgo puede quedar minimizado, si estás concienciado en seguir un plan de entrenamiento a medida y que se ajuste a tus propias características.

¿Podemos ayudarte?

Estamos aquí para informarte si tienes más dudas sobre este producto.
Atendemos tus preguntas: