#RealRunners
Siete reglas de oro para conseguir una vida saludable, según los expertos Siete reglas de oro para conseguir una vida saludable, según los expertos

La fiebre por lo "healthy"

El objetivo básico consiste en que cualquier persona pueda seguirlos, independientemente de la edad

Siete reglas de oro para conseguir una vida saludable, según los expertos

Desde la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) han elaborado una guía específica para conseguir esos objetivos

​El concepto healthy está de moda. Las calles se han llenado de runners, los supermercados no paran de aumentar su gama de productos saludables y ecológicos y las marcas de ropa intentan producir con tejidos lo más naturales posible con el objetivo de no dañar el medio ambiente ni intoxicar la atmósfera más de lo que ya está.

Pero toda esta fiebre por lo sano en muchas ocasiones esconde detrás una poderosa estrategia de marketing y no resulta eficaz para el objetivo que supuestamente persigue. Por eso, desde la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) han elaborado una guía con las siete reglas de oro para para tener la vida saludable que tanto se persigue. Una guía que, en esta ocasión, sí viene respaldada por expertos.

Los siete pasos básicos para estar sano

Las claves elaboradas por esta asociación tienen un objetivo básico: que cualquier persona pueda seguirlos, independientemente de la edad o la condición económica. Se trata de pequeños gestos que pueden hacer mucho a la larga. Porque el objetivo es ese, que con ellos la vida sea mejor y más larga.


La presión arterial alta, o lo que es lo mismo, la tensión elevada, es el principal factor de riesgo para padecer infartos o enfermedades del corazón. Si se mantiene una presión arterial en niveles adecuados, ese riesgo se reduce, ya que se reduce la tensión que tiene que soportar el corazón, las arterias e incluso los riñones. Por lo tanto, hay que tenerla siempre controlada y tomarse la tensión al menos una vez cada semana.


El colesterol es otro de los principales enemigos del funcionamiento del corazón, así que, al igual que con la tensión, hay que controlarlo minuciosamente. El riesgo del colesterol es que bloquea las arterias, de modo que se puede producir un infarto.


El azúcar es también un tema bastante delicado. El exceso en la sangre también puede acabar en infarto si es muy elevado, por lo que su ingesta se debe mantener a raya, sobre todo en personas que son diabéticas o propensas a tener elevado el azúcar. La mayoría de la comida que se ingiere se convierte en glucosa para aportar energía al cuerpo, pero si se ingiere en exceso puede ser peligrosa. Por lo tanto, cuidado con la comida con exceso de azúcar.


La actividad física es fundamental para la salud. No se trata de convertirse de la noche a la mañana en un aspirante a ironman, pero sí de que incorporar rutinas de ejercicio en el día a día. Y para ello no hace falta ir al gimnasio. Dar largos paseos o ir caminando al trabajo puede ser suficiente para mantener el cuerpo y la mente sanos.


Aunque poco a poco la sociedad se va concienciando de la importancia que tiene una buena alimentación, las rutinas diarias (con jornadas de trabajo interminables y prisas por llegar a todo) impiden en muchos casos comer adecuadamente. Aunque esto no debería ser una excusa para alimentarse mal a base de fritos, grasas o procesados.

Hay que intentar sacar tiempo de donde sea para cocinar platos ricos en proteínas, vitaminas, fibra e hidratos de carbono. Esta es la mejor forma de mantenerse sano y con energía para rendir diariamente. Sobre todo porque un cuerpo bien alimentado es más inmune a enfermedades de todo tipo.


El exceso de peso tiene sus consecuencias en la salud y, especialmente, en el corazón y los pulmones, pues ese peso de más es una carga para estos órganos. Por ello, sebe hacer un esfuerzo por perder esos kilos de más que pueden poner en riesgo la salud. Sin obsesionarse con ello, eso sí, pero siendo consciente de que cuanto antes se supriman esos alimentos poco saludables, mejor.


Por último, pero no menos importante: deja de fumar. El tabaco tiene un riesgo muy elevado de acabar en enfermedad del corazón , así que hay que aparcar ese mal hábito como sea. Porque no solo perjudica al que fuma, sino también a los que se tiene alrededor, por lo que es aún más importante dejar los humos de lado cuanto antes.

¿Podemos ayudarte?

Estamos aquí para informarte si tienes más dudas sobre este producto.
Atendemos tus preguntas: