Cómo Ahorrar cobrando el Sueldo Mínimo

Si tienes pocos ingresos quizás pienses que ahorrar dinero es una utopía. Tal vez te agobies por no llegar a fin de mes o por tener que aplazar tus sueños por falta de recursos. Pero no te rindas, porque en este post te vamos a mostrar cómo ahorrar cobrando 1.000 euros al mes con unos sencillos consejos y trucos que te ayudarán a gestionar mejor tus finanzas y a hacer frente a los imprevistos.

Ahorrar dinero con un ingreso bajo es posible si tienes una buena planificación, disciplina y creatividad. Con un poco de esfuerzo y constancia, podrás crear un hábito de ahorro que te permitirá mejorar tu calidad de vida, alcanzar tus objetivos y prepararte para el futuro.

 

Ahorrar dinero sin renunciar a lo que te importa

Muchas personas piensan que ahorrar dinero es un sacrificio muy duro, que implica dejar de lado todo lo que les hace felices y vivir con lo mínimo. Sin embargo, esta no es la única forma de ahorrar. Existen otras formas de ahorrar dinero sin renunciar a lo que te gusta, que se basan en adaptar pequeños cambios en tu estilo de vida y en tu forma de consumir. Estos cambios no tienen por qué modificar tu rutina ni tu satisfacción, sino que pueden ayudarte a optimizar tus recursos y a aprovechar mejor las oportunidades que te ofrece el mercado.

 

Planifica tus gastos e ingresos

El primer paso para ahorrar cobrando el sueldo mínimo al mes es tener claro cuánto dinero entra y sale de tu bolsillo cada mes. Para ello, necesitas hacer un presupuesto que refleje tus gastos e ingresos reales. Este presupuesto será la herramienta que te ayude a controlar tus finanzas y a tomar mejores decisiones sobre tu dinero.

Para hacer un presupuesto, puedes usar una hoja de cálculo, una libreta o una aplicación móvil. Lo importante es que anotes todos tus gastos e ingresos, por pequeños que sean, y que los clasifiques por categorías (por ejemplo, vivienda, alimentación, transporte, ocio, etc.). Así podrás ver de un vistazo cuánto gastas y en qué, y cuánto te queda al final de mes para ahorrar o invertir.

Algo parecido al siguiente ejemplo:

 

Concepto

Costo

Ingresos

1.108,33€

Alojamiento

500€-1.000€

Alimentación

100€-200€

Transporte

Cada viaje en el metro puede valer entre 1€-2€

Ocio

Variable en función de los gustos de cada uno. Por ejemplo, el cine puede costar entre 6€-10€

Telefonía

Desde 10€

Una vez que tengas tu presupuesto, podrás analizarlo y detectar las áreas donde puedes reducir tus gastos o aumentar tus ingresos.

 

Distintas formas y métodos para ahorrar

 

  • El método de las 52 semanas: este método consiste en ahorrar cada semana una cantidad de dinero que va aumentando progresivamente. Por ejemplo, la primera semana ahorras 1 euro, la segunda 2 euros, la tercera 3 euros y así sucesivamente hasta llegar a la semana 52, en la que ahorras 52 euros. Al final del año, habrás ahorrado 1.378 euros sin mucho esfuerzo.

 

  • El método del redondeo: este método consiste en redondear hacia arriba el importe de cada compra que hagas y guardar la diferencia. Por ejemplo, si compras algo que cuesta 13,20 euros y decides redondear hasta el siguiente múltiplo de 5, pagarás 15 euros y guardarás 1,80 euros. Puedes hacerlo manualmente o con la ayuda de alguna aplicación o servicio bancario que lo ofrezca.

 

  • El método de los sobres: este método consiste en dividir tu presupuesto mensual en diferentes categorías de gasto (por ejemplo, vivienda, alimentación, ocio, ahorro, etc.) y asignar una cantidad de dinero a cada una de ellas. Luego, debes meter el dinero correspondiente a cada categoría en un sobre y gastar solo lo que hay dentro de cada uno. Así, evitarás gastar más de lo necesario y podrás controlar mejor tus finanzas.

 

  • El método de los cántaros: este método consiste en dividir tus ingresos mensuales en seis porcentajes y destinarlos a diferentes fines. Por ejemplo, el 55% para las necesidades básicas, el 10% para la diversión, el 10% para el ahorro, el 10% para la educación, el 10% para las reservas personales y el 5% para los regalos y las obras benéficas. De esta forma, podrás cubrir todos los aspectos de tu vida y ahorrar al mismo tiempo.

 

Aprovecha las ofertas y los descuentos

Una forma de ahorrar dinero es buscar las mejores ofertas y los descuentos que puedas encontrar en los productos y servicios que necesitas o deseas. Por ejemplo, puedes comparar precios entre diferentes tiendas o páginas web, usar cupones o tarjetas de fidelidad, aprovechar las rebajas o las promociones especiales, etc. Así podrás reducir tus gastos sin renunciar a la calidad.

Sin embargo, ten cuidado de no caer en la trampa de comprar cosas que no necesitas solo porque están baratas. Antes de hacer una compra, pregúntate si realmente la quieres o la vas a usar, y si te compensa el ahorro que obtienes.

 

Establece metas de ahorro y sigue una estrategia

Para ahorrar, necesitas tener un control sobre tus finanzas y un propósito o una meta para tu dinero. Por eso, te recomendamos que establezcas metas de ahorro que definan qué quieres conseguir, cuánto necesitas y en qué plazo. Una forma de hacerlo es usar la regla SMART, que significa que tus metas deben ser específicas, medibles, alcanzables, relevantes y temporales.

También puedes explorar el mercado y elegir un producto de ahorro que te permita ahorrar sin riesgo y con flexibilidad, como por ejemplo, el Plan de Ahorro Remunerado Flexicuenta de Nationale-Nederlanden. Con este seguro de ahorro, puedes aportar el dinero que quieras, desde 150€ hasta 200.000€, y disponer de tu dinero cuando lo necesites, sin comisiones ni gastos. Además, te ofrece un porcentaje de rentabilidad garantizada (y el 100% de tus ahorros están garantizados. Además incluye un capital garantizado en caso de fallecimiento del asegurado. Así, podrás hacer crecer tus ahorros con seguridad y tranquilidad.

En conclusión, para ahorrar aunque tengas bajos ingresos al mes, no solo necesitas tener una buena planificación, disciplina y creatividad, sino también una motivación que te impulse a seguir adelante. Por eso, te animamos a que pienses en los beneficios que te aportará el ahorro, tanto a nivel personal como profesional, y en cómo te sentirás cuando logres tus metas. Recuerda que ahorrar no es un sacrificio sino una inversión en tu futuro y en tu felicidad.