Se puede cobrar de dos seguros por el mismo siniestro

Cuando contratamos un seguro, lo hacemos para proteger nuestros bienes o intereses ante posibles riesgos. Sin embargo, ¿Qué ocurre si tenemos más de un seguro que cubre el mismo riesgo? ¿Podemos reclamar una indemnización a cada una de las compañías aseguradoras? 

En este artículo te lo explicamos y también te hablamos de las situaciones de cobertura compartida y de concurrencia de contratos, que son las que se producen cuando un mismo peligro es asumido por varias entidades de forma simultánea, y cómo evitar incurrir en las situaciones indeseables de aseguramiento insuficiente o excesivo. 

 

¿Qué es la concurrencia de seguros o doble aseguramiento?

La concurrencia de seguros o doble aseguramiento se produce cuando una persona contrata más de un seguro para cubrir el mismo interés, riesgo y tiempo. Esto puede tener ventajas y desventajas, dependiendo del tipo de seguro y de la situación que se presente. 

La Ley del Seguro regula las distintas modalidades de concurrencia de seguros y establece los derechos y obligaciones de las partes implicadas. Según esta ley, existen dos formas principales de concurrencia de seguros: el coaseguro y la concurrencia. 

La concurrencia es una forma de asegurar en la que el tomador del seguro contrata varios seguros sin comunicarlo a los aseguradores, quedando cada asegurador obligado a pagar la indemnización solo hasta el límite del valor del interés asegurado. Esta modalidad puede dar lugar a un enriquecimiento injusto del asegurado, por lo que la ley lo prohíbe en la mayoría de los casos. 

El coaseguro es una forma de concurrencia de seguros en la que el tomador del seguro acuerda con varios aseguradores el reparto del riesgo y de la prima, quedando cada asegurador obligado a pagar la indemnización solo en proporción a su cuota. Esta modalidad es frecuente en los grandes riesgos, como por ejemplo el seguro de un edificio. 

Hay algunos tipos de seguros en los que la concurrencia propiamente dicha es compatible con el pago íntegro de la indemnización por parte de cada asegurador. Estos son los seguros que cubren el riesgo de fallecimiento, como por ejemplo los seguros de vida. 

 

¿Cuántos seguros de vida puedo tener?

Los seguros de vida son una forma de proteger a tus seres queridos en caso de que te ocurra algo. Con un seguro de vida, puedes garantizar que tus beneficiarios reciban una indemnización económica que les ayude a afrontar el futuro con más tranquilidad. 

Puedes tener más de un seguro de vida, la ley no limita el número de seguros de vida que puedes contratar, siempre que no busques un enriquecimiento injusto. De hecho, hay situaciones en las que puede ser conveniente tener más de un seguro de vida, por ejemplo: 

  • Si quieres cubrir diferentes necesidades o riesgos, como la hipoteca, los estudios de tus hijos, los gastos funerarios, etc. 

  • Si quieres ampliar el capital asegurado o las coberturas de tu seguro de vida actual, sin modificarlo o cancelarlo. 

  • Si quieres designar diferentes beneficiarios para cada seguro de vida, según tus preferencias o circunstancias personales. 

  • En Nationale-Nederlanden te ofrecemos soluciones de protección adaptadas a ti y a tu familia. Con nuestro seguro Contigo Familia podrás elegir el capital que quieres asegurar, las coberturas que más te interesan y los beneficiarios que prefieras. 

 

Si tengo varios seguros de vida, ¿cobro todos? 

¿Qué pasa si tienes contratados varios seguros de vida? ¿Puedes cobrar todos ellos o solo uno? La respuesta es que sí puedes cobrar todos los seguros de vida que tengas contratado, siempre que no busques un enriquecimiento injusto. Esto significa que no puedes obtener un beneficio superior al daño sufrido, ni causar un perjuicio a terceros. Sin embargo, hay algunos casos en los que no puedes cobrar dos veces por el mismo siniestro, como en los seguros de daños.

Estos seguros tienen como objetivo reparar el daño causado por un siniestro, y no generar un beneficio. Por ejemplo, si tienes dos seguros para tu coche y sufres un accidente, solo podrás cobrar uno de ellos. Por eso, es importante informar a las aseguradoras de la existencia de otros seguros que puedas tener. En el caso de los seguros de vida puedes consultar el Registro de Contratos de Seguro de Vida para conocer si una persona fallecida tenía contratados varios seguros de vida. Así podrás evitar problemas legales o fiscales, y asegurarte de recibir las indemnizaciones que te correspondan.