Ir al contenido
El Blog de Nationale-Nederlanden

Declarar la renta de forma conjunta, no siempre suele salir rentable

Como norma general, la Declaración de la Renta se presenta de forma individual. No obstante, existe la posibilidad de presentarla de forma conjunta por todas las personas integradas en una unidad familiar. Esta opción es voluntaria y económicamente no suele ser rentable, aunque puede haber determinados casos en los que puede ser interesante.

La declaración de la renta y la deducción por motivos laborales

Ya estamos en periodo para presentar nuestra declaración de la Renta y es fundamental conocer todas aquellas deducciones de las que nos podemos beneficiar debido a nuestra situación personal o profesional.

Puedes deducir de tu declaración los seguros de vida y de hogar vinculados a la hipoteca.

Del mismo modo que las aportaciones a los colegios profesionales o a los sindicatos pueden desgravarse en la declaración de la renta; existen seguros que también reducen nuestra factura con Hacienda. Puedes deducirte en tu declaración los seguros de vida y de hogar vinculados a la hipoteca.

​La ley del IRPF define las rentas en especie como "la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien las conceda.”

​Son muchas las alternativas de inversión con ventajas fiscales. Sin embargo, cada una funciona de forma diferente, por lo que es muy necesario comprenderlas para elegir la más adecuada a nuestras necesidades y, sobre todo, a nuestro perfil de riesgo. Estas son algunas de las más importantes.

​Son muchos los contribuyentes que tienen que completar este trámite con Hacienda. A muchos les saldrá a devolver pero muchos otros tendrán que pagar lo que les corresponde de acuerdo a sus ingresos y circunstancias personales.

Existen diversas formas de pagar menos en la declaración de la renta, ya sea a través de deducciones o exenciones fiscales. Algunas de ellas dependen de circunstancias y aspectos ajenos a la voluntad del contribuyente, y de otras, en cambio, nos podemos beneficiar si actuamos de una determinada manera.

​Régimen económico: ¿Cómo elegir?

Al casarnos, hay que considerar el régimen económico del matrimonio. Aunque existen territorios con normas forales concretas al respecto, los dos más habituales son gananciales y separación de bienes. Además, existen otros menos frecuentes, como el de participación en las ganancias.

​Cuando los padres meditan ayudar a sus hijos, es habitual que surja la duda de si es mejor donárselo en vida o dejárselo en herencia. En esa decisión, desde luego, influyen muchos factores. Uno de ellos es la repercusión fiscal sobre los hijos, en particular por el impuesto sobre sucesiones y donaciones.